Bienvenido al sitio web de Anagnórisis. Hoy es el  
Revista Anagnórisis | Blogs | Periférico | Bibliotecas nocturnas

PERIFÉRICO

BLOG DE ROMÁN BECERRIL




ENTRADA ANTERIOR

• Peluquerías culturales






07-12-2012 | ENTRADA #10
Bibliotecas posibles
Etiquetas:

Gabriel Zaid, Porfirio Díaz, Manuel Larragaña Portugal, Guillermo Prieto, Enrique Fernández Granados, Venustiano Carranza, Luis Manuel Rojas, Bibliotecas, Biblioteca Nacional, Madrid, Barcelona


 photo p10_zps4b3f2056.jpg

ILUSTRACIÓN | Fuente: ITE. | Esta ilustración está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported

El que tantas personas, negocios e instituciones (desde taquerías, estacionamientos y tiendas “24 horas” hasta librerías, cines y escuelas) aprovechen las ventajas del horario nocturno, vuelve increible que las mismas oportunidades no sean aprovechadas por las bibliotecas públicas. Lo práctico es crear bibliotecas nocturnas.

Según el escritor Gabriel Zaid (Los demasiados libros, 2010), el costo de leer un libro se puede dividir en: 1) el costo del libro; 2) el costo de conseguirlo; 3) el costo de conservarlo; 4) el costo de tiempo del lector. Lo decisivo suele ser el costo 4. Por eso

Lo que no se comprende es la "economía" de los horarios restringidos en las bibliotecas públicas para ahorrar personal y electricidad, cuando lo más costoso es el tiempo del lector y la inversión en espacio, instalaciones y libros, más los gastos de mantenimiento, para tener todo disponible y en buen estado improductivamente.

Existe una tradición (abandonada por lo pronto) que favorece la creación de bibliotecas nocturnas en México. Hacia 1893, una modesta biblioteca nocturna fue organizada por José María Vigil en un anexo de la Biblioteca Nacional: estaba conformada con los libros de la suprimida compañía Lancasteriana (asociación que había promovido las clases nocturnas para adultos), algunas adquisiciones especiales y muchos libros duplicados del acervo general. Significativamente, a su apertura asistió el dictador Porfirio Díaz (que fue bibliotecario en su juventud). Además, Manuel Larragaña Portugal, Guillermo Prieto y Enrique Fernández Granados escribieron poemas alusivos (Inauguración de la biblioteca nocturna, Oficina Tip. de la Secretaría de Fomento. México, 1893; Gabriel Agraz García de Alba, Biobibliografía general de don José María Vigil, UNAM, México, 1981).

En 1915, la extensión del horario nocturno a todas las áreas de la Biblioteca Nacional mereció el apoyo presidencial de Venustiano Carranza. Luis Manuel Rojas, director de la institución, subrayó entonces las ventajas del modelo nocturnal (Boletín de la Biblioteca Nacional de México. Vol. XI, número 2, diciembre de 1915):

La estadística de los lectores que concurren a las bibliotecas de Estados Unidos y de Europa, acusa precisamente la circunstancia de que es por la noche, después del trabajo ordinario de la gente, cuando esta clase de establecimientos producen el máximum de sus beneficios, difundiendo en las masas populares la ilustración y la cultura, que por ello van dejando de ser cada vez el privilegio exclusivo de las clases acomodadas: pues hasta los más ocupados en ganarse la vida encuentran tiempo y modo, si quieren, de cultivar su espíritu [...]

En España, por ejemplo, las bibliotecas públicas de Madrid funcionan con horarios ampliados desde 2004 y las más frecuentadas permanecen abiertas las 24 horas (“Diez bibliotecas de Madrid abrirán por la noche”, en Crónica Norte, Madrid, 14 V 2010. Existe un video en Youtube, teclear: “Bibliotecas abiertas 24 horas canalcamtvcom”). Barcelona está siguiendo sus pasos (“Búhos de biblioteca”, en El periódico, Barcelona, 9 II 2011. Consultable en Google).

Inspirados por los buenos antecedentes, hay que transformar las bibliotecas mexicanas en bibliotecas nocturnas.

Por desgracia, muchas bibliotecas públicas que piensan en sus gastos no piensan en los gastos de tiempo del lector. Por eso, absurdamente, buscan ahorros improductivos que no hacen falta y que no le convienen a la sociedad.

Al final, no importa que tanta gente no vea la utilidad de las bibliotecas nocturnas. Es como dice Zaid (“Criterios de fomento cultural”, Letras Libres 93, IX 2006): “A la sociedad le conviene facilitar que todos tengan la oportunidad de cultivarse, aunque muchos prefieran no hacerlo”.¬

COMENTARIOS

COMENTARIOS


BLOG

PERIFÉRICO

SOBRE EL AUTOR DEL BLOG


Román Alonso.


DESCRIPCIÓN DEL BLOG


Blog de temática libre escrito desde la periferia de la periferia.