Bienvenido al sitio web de Anagnórisis. Hoy es el  
Revista Anagnórisis | Literatura mínima | Miguel Ángel Granados Chapa o el alegato por la transparencia

LITERATURA MÍNIMA

José Antonio Zambrano




Consultar versión PDF

In memoriam






01-06-2012 | ANAGNÓRISIS #1
Miguel Ángel Granados Chapa o el alegato por la transparencia
Etiquetas:

Miguel Ángel Granados Chapa, Alfonso Cravioto, Alfredo Rivera Flores, Ricardo Garibay, Francisco Martínez de la Vega, Manuel Buendía, José Pages Llergo, Julio Scherer García, José Emilio Pacheco, Gabriel Zaid


ILUSTRACIÓN | Fotografía cortesía del archivo fotográfico de José Antonio Zambrano

Para la sociedad en general, para los escritores en particular, un periodista como Miguel Ángel Granados Chapa representó la opinión documentada, el juicio claro, el surtidor de información privilegiado y de datos precisos.

A pesar de que la mayoría de su labor profesional transcurrió en la capital del país, siempre estuvo ligado a Hidalgo por su familia, amigos y por los temas que abordó, como lo fue el libro dedicado a Alfonso Cravioto; el tratamiento de temas relativos a la entidad: fundamentalmente cuestiones políticas que desenvolvería en su postulación como candidato a la gubernatura del estado, la redacción del prólogo al libro La Sosa Nostra de Alfredo Rivera Flores o al abordar temas sociales como la problemática de los mineros, cuando este sector era importante en Pachuca, hasta cuestiones más específicas: formó parte del proyecto, por desgracia de vida corta, del diario Visor, porque afirmaba que la población merece un mejor periodismo que el de El Sol de Hidalgo.

Originario de la ciudad de Pachuca, proveniente de una familia prestigiada por la honorabilidad, no por el capital (su señora madre fue una apreciada maestra normalista), la vocación queda marcada en él desde temprana edad y se da en forma equilibrada entre la escritura y la abogacía, que habría de construir un estilo a caballo entre los atributos de la eficiencia narrativa y los áridos alegatos de las actas judiciales… “¡Ya haga a un lado su redacción oficinesca!”, comentaba Granados Chapa que le reprochaba Ricardo Garibay. Sus escritos podrían ser oficinescos pero no carecían de adorno literario y recibían la pizca de ironía en el lugar que ésta hiciera falta.

Su formación periodística, la forja de su estilo, la orientación ética y el espíritu democrático que caracterizaba sus escritos y su personalidad misma, surge de arraigados valores familiares, de lecturas más allá de lo jurídico y el trato personal con varios de los mejores escritores y periodistas del siglo XX de México: Francisco Martínez de la Vega, Manuel Buendía, José Pages Llergo (durante años publicó en Siempre), Julio Scherer García, Ricardo Garibay, Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco y, en general, los grupos que animaron diarios y revistas del país a partir de las décadas de 1960 a 1970: Excélsior, Unomasuno, La Jornada, Proceso (tras el golpe al primero en 1976, estuvo ligado a la producción de los siguientes). Su presencia en estas publicaciones fue principalmente con la columna Plaza Pública, que en su última etapa apareció durante varios años en el diario Reforma. Él mismo fue creador y director de la revista Mira, orientada fundamentalmente a exponer la información a través de la fotografía periodística. Como director de Mira tuvo que echar mano de sus oficios de abogado y periodista en el amago de demanda que enderezó contra esa publicación el escritor Gabriel Zaid, por unas fotos que le tomaron sin su consentimiento.

Dadas las circunstancias actuales del país, siempre se echarán de menos artículos periodísticos como los de Miguel Ángel Granados Chapa: fundamentados en el bagaje cultural y jurídico, orientados a cuestionar y viviseccionar los entretelones del turbio sistema político mexicano, sin miedo a verter alcohol en la llaga, es decir, empeñado en convertir a la actividad informativa en un alegato a favor de la transparencia.¬



COMENTARIOS

COMENTARIOS


AUTOR

ARTÍCULO


José Antonio Zambrano.


OTROS TEXTOS DEL NÚMERO


LITERATURA MÍNIMA

ÍNDICE